noviembre 24, 2007

TELENOVELAS: CUANDO NO HAY COMPETENCIA II




Recientemente escribí sobre mi preocupación de que las telenovelas venezolanas pierdan el color y sabor local dada la actual falta de competencia en la televisión por señal abierta en Venezuela, producto del cierre de RCTV por el gobierno venezolano.

Una arista importante de este fenómeno de la falta de competencia es la definición de "exito" o "fracaso" local en estas condiciones atípicas.

Tradicionalmente ratings y shares han funcionado como la moneda del sistema. De más está decir que no siempre estos números van acompañados de calidad. Pero es innegable que son considerados por la industria y por los importantes anunciantes como la medida del consumo televisivo.

Pero, ¿qué pasa con la percepción de estos números cuando no hay competencia, como ocurre ahorita en Venezuela?

Pienso que no hay un cambio en la percepción de los anunciantes. En el caso de Venezuela, éstos tienen muy claro que ahora que RCTV sólo sale por cable, Venevisión es el coloso y la opción por señal abierta más vista del país. Para ellos los ratings siguen teniendo el mismo significado de siempre.

Es posible que éste sea el caso también para la mayoría de las personas que ven telenovelas en el país, a los que no les importa el rating, ni quién lo gana, sino entretenerse cada noche con su teledrama favorito. Ellos y ellas decidirán qué telenovela ver, como siempre lo han hecho: escogiendo según su gusto entre las opciones a las cuales tienen acceso (que, gracias al gobierno, han disminuido de manera importante).

Donde noto el cambio de percepción es en el público más comprometido con el género de la telenovela, ese público que participa en blogs y foros en Internet, donde comparten sus opiniones y pareceres a diario. Allí las opiniones políticas colorean frecuentemente la percepción de lo que se ve en las pantallas de los televisores venezolanos, los ratings de las telenovelas, (que hay que decirlo, se publican muy esporádicamente), se interpretan aún cuando no se tengan por delante y se crean matrices de opinión acerca de tal o cual telenovela que tienen el efecto de crear una "espiral de silencio" (Noelle-Neuman, 1974) entre aquellos que están en desacuerdo, pero que creen que su opinión no es compartida por la mayoría, dado el volumen y frecuencia de los escritos que construyen y refuerzan dicha matriz de opinión.

Dada la polarización política que vive Venezuela y la cercanía con el importantísimo referendo sobre la reforma constitucional, no me extraña totalmente lo que leo en blogs y foros. Sin embargo, sí me intrigan algunos argumentos. Por ejemplo, se asume que si RCTV estuviera en señal abierta, ganaría con sus dos novelas. Esto creo que es imposible de saber. Si algo he aprendido en los muchos años que tengo estudiando telenovelas es que el público es impredecible. Así que éste podriá ser el caso, pero podría no serlo también. Es una lástima que no lo podamos saber, pero realmente no podemos.

También me ha llamado la atención una paradoja. Mientras el único post que he escrito en este blog donde menciono a la telenovela Arroz con Leche (9 p.m., Venevisión) es el post más visitado de mi blog (ojo: no lo estoy midiendo por el número de comentarios que tiene, sino por el número de hits que recibe), en los foros leo comentarios generalmente negativos sobre la telenovela. Se dice además que esta telenovela es un fracaso porque su share es menor que el share promedio del canal. (Un razonamiento que me intriga/interesa de manera particular: como no hay competencia, la telenovela compite entonces contra el share de su propio canal). Esta disparidad entre las visitas a mi blog y las opiniones de los foristas que escriben me hizo ir a los shares recientes de las 9 p.m. (Fuente: AGB de Venezuela)

A continuación un gráfico que hice con dichos números. Es importante considerar que tomé las fechas de las dos primeras semanas de Noviembre. No coloqué ni domingos, cuando no hay telenovelas al aire a esa hora, ni los días en los que hubo transmisión de juegos de beisbol.
(Para ver el gráfico más claramente, hacer click sobre él):



Algunas reflexiones:
* Al no estar RCTV por señal abierta, hay una distancia enorme, en términos de share, entre Venevisión y el resto de las opciones televisivas.
* A las 9 p.m. Televén y el Cable (el share agregado de todos los canales por cable) pelean por el segundo lugar.
* La telenovela Arroz con Leche tiene casi todos estos días un share más alto que el share promedio del canal (línea verde).
* Sigue siendo imposible predecir quién ganaría a las 9 p.m. si RCTV estuviera en señal abierta.


¿Qué podemos decir entonces sobre el éxito o fracaso de las novelas de Venevisión, ahora que no hay competencia?

No creo que las podamos calificar de fracaso, dada la distancia que hay entre ellas y las opciones que se presentan por Televén y los otros canales que están en señal abierta.

A la vez, su éxito siempre estará empañado por la falta de su competidor tradicional, RCTV. Es como esos records de beisbol a los que se le pone un asterisco porque la temporada tuvo más juegos...


Por otra parte, ¿qué podemos decir entonces sobre el éxito o fracaso de las novelas de RCTV International, ahora que no están en señal abierta y no pueden competir bajo los términos tradicionales?

Realmente no podemos asegurar ni que son exitosas, ni definirlas como fracasos. Sólo podemos comparar sus números con los de las otras opciones que hay por cable. En términos beisbolísticos, es como hablar de los jugadores de color de antaño a los que no se les permitió jugar en las Grandes Ligas. Que hubieran podido detentar records en las Mayores queda en el ámbito de la especulación, lamentablemente...

Lo más importante es que al estar asegurada (Venevisión) o imposibilitada (RCTV) de obtener la supremacía en el mercado local, el foco de interés de los ejecutivos y dueños pasa a estar en las ventas internacionales. De esta manera cambian los términos del juego y, quizás, la manera como se escribirán y producirán telenovelas en Venezuela.

6 comentarios:

Jesús Maury dijo...

Hola Carolina, noto tu blog diferente...

hace poco lei un comentario de Valentina Párraga en el blog de novelas del ayer, donde usa un término que me agradó y que de cierta forma responde una inquietud que a veces tengo. Y es el "rating de calle" muchas veces la encuestadora ABG (o AGB, me dio un lapsus) dice que gana X novela, pero vemos en nuestra sociedad, círulo donde nos desenvolvemos, un balance nada proporcional con esas encuestas. (Como sucedia con los reyes y Olvidarte Jamas a la 1pm) A todas estas me pregunto ¿es mucho mas valioso para un canal ese rating apoyado por un porcentaje estudiado o ese rating que grita el pueblo en mayoria? Creo que a nivel de demostracion de numeros para captar anunciantes y demas les importa mas el de AGB.

Sobre el tema en cuestion, considero que será un enigma saber si RCTV ganaria a VV, el venezolano de por si le cuesta usar el control remoto y despegarse de ambos canales para ver otra propuesta, Televen por ejemplo. Y hay quienes por costumbre y fanatismo verán "lo que sea" en su canal. Ya que a ratings nos referimos y no a calidad, las novelas del canal 4 gozarán de un elevado margen, una curva ascendente y monstruosa, pero.. ¿es buena su propuesta? para quienes no tengan cable, hay muy pocas.
Contrario a lo que se parezca, soy poco novelero ultimamente, pero considero que tengo un amplio criterio y puntos de comparacion válidos y sólidos. Y aunque no vale la pena la comparacion pues no compiten "practicamente" la propuesta de RCTVi es extremadamente mejor que las dos de vv, en cuanto a historia, personajes, produccion y direccion.
Y curiosamente leo que en Mipcom dos de sus series estan muy bien posicionadas, incluso antes que la de Vv.

Carolina sobre tu libro hay mucho que hablar!!! lo terminé hace dias!
Ahora estoy con Syd field... otra vez!

Dr. Carolina Acosta-Alzuru dijo...

Hola Jesús,

El "rating de calle" es muy importante en mi opinión. De hecho, es justamente una versión de "rating de calle" (pero donde la Internet es la "calle") lo que me hizo reparar en la paradoja que me estimuló a mirar detenidamente los shares de las 9 p.m.

A los escritores les gusta mucho el "rating de calle". En parte, porque es el que ellas y ellos mismos pueden palpar. Sin embargo, también saben bien que lo que rige el sistema televisivo es el rating medido. Es a éste último el que se considera una medida "objetiva". Ese éste último el que se considera como la divisa del sistema de TV. Es la lingua franca de ejecutivos y anunciantes. Nos guste o no. Y, repito, el alto rating medido no necesariamente es sinónimo de alta calidad en el producto. Pero sí ha sido hasta ahora la medida de eso que llaman "éxito" de un seriado.

Ciertamente el rating de calle depende de la "calle" donde vivamos, donde estemos, donde nos movemos. Y más en un país como Venezuela donde hay inmensos contrastes socioeconómicos, socioculturales y políticos. Por eso es que el rating de calle es siempre una medida no sólo "subjetiva", sino incompleta. De la misma manera, las interesantísimas matrices de opinión que se generan en foros y en la blogoesfera, son parciales y no representan nunca el universo, sólo parcelas de él.

Si lees con cuidado mi post verás que no emito mi opinión personal sobre la oferta de ambos canales. Sí lamento profundamente que los términos de la competencia hayan sido cambiados a la fuerza por el gobierno. No sólo por la evidente injusticia que se ha cometido contra RCTV (y contra los venezolanos que creemos firmemente en el principio de la libertad de expresión), sino también porque siento que dicho cambio está teniendo consecuencias en la creación de telenovelas que apenas comenzamos a atisbar. Y es este último punto el que motiva mi reflexión: ¿qué pasa con la definición de "éxito" en una industria a la cual se le cambiaron las condiciones?

Cuando tú mencionas los resultados del último Mipcom, estás haciendo exactamente lo que yo temo que empiece a suceder de ahora en adelante: colocas tu foco de atención en el mercado internacional. Éste es importante, por supuesto. Pero no me gustaría que pasara a definir el tipo de telenovelas que se produzcan en nuestro país (o en Brasil, por nombrar otro ejemplo).

Como siempre, agradezco mucho tu comentario. En cuanto a que sientes a mi blog diferente. Tú sabes que yo vivo en la búsqueda perenne de mi "voz de blog" y quizás ésta está cambiando...no sé. La verdad es que sigo asumiendo mi blog como un lugar donde compartir mis reflexiones y experiencias con las telenovelas.

Para terminar esta larga respuesta, me encantaría que me escribieras a mi mail tus impresiones sobre mi libro. Recuerda, ahora ese libro le pertenece a los lectores y es importante para mí conocer los términos de su lectura.

Anónimo dijo...

soy de venezuela... fue muy interesante la telenovela,,, quisiera que televisaran el capitulo final... saludos a Juan Carlos Diaz demasiado bello... cuidate muchos besos.

Dr. Carolina Acosta-Alzuru dijo...

Hola Anónimo, me encantaría que nos dijeras de qué novela específica hablas. Y si te refieres a Juan Carlos García?

jorge perez dijo...

Hola Profe, Qué bueno saludarle y felicitarle por tan arduo trabajo sobre su cátedra de las telenovelas, aunque sabemos de su "imparcialidad" a pesar de estar casada con Venevisión. Canal por demás nada competitivo actualmente en las telenovelas que se trasmiten en Venezuela, ni siquiera en producción, ya que antes cuando existía su competencia bien cercana como lo era RCTV, se veían en la obligación de disputarse a los mejores Directores, escritores, productores, actores,escenógrafos,camarógrafos, tramoyas pués...pasando por inclusive mejoras salariales para que no se fuerán para la competencia de la pantalla "caliente". Esto redundaba en beneficios, pero sobre todo para Venevisión. Qué el personal se mantuviera al día, preparándose, cultivándose,cuidándo su profesión y trabajo. Las ventas al exterior ni hablar. Los países se disputaban tener la mejor telenovela del mundo para ese momento: las telenovelas venezolanas. Lamentablemente hoy, sín competencia y con un monopolio, Venevisión no le importa producir telenovelas de baja sintonía, novelas de seis meses ó menos porque no tiene que competir, esto es lo que hay para el televidente y punto. Que le va a importar contratar un seudo Director como por ejemplo Yuri Delgado que diríge por primera vez y antes era camarógrafo de exteriores (y muy bueno) y ahora lo ponen por amiguismo como Director. Sín tener preparación, estudio sobre la materia dramática. Cómo lo han hecho un Román Chalbaud, César Bolivar,(quién a pesar de tener solamente bachillerato, se preocupó por cultivarse y llegar hasta la ucv como docente) Marcos Reyes Andrade(quién tiene tres titulos universitarios y su pasión es la telenovela) Ah! pero que ya no importa, cómo dije antes la calidad, no importa poner a dirigir a un Coordinador de variedades,(Fabio Velásquez) que no sabe nada de dramáticos, pero es esposo de una famosa vedette-actriz y eso, es lo más importante para un canal,en vez de cuidar sus producciones. Donde Productoras Ejecutivas no les importa mermar el presupuesto real de la telenovela con tal de llenar aún más sus bolsillos con los famosos "Gastos de Producción". No hay competencia, no hay nada que cuidar. Así, pare de contar. Venezuela pierde la supremacía en telenovelas, y la arropa un Colombia que contrata a los mejores venezolanos y arma un verdadero emporio de producción en calidad y en querer a su país. Convirtiéndose en una verdadera y real competencia de otros países que han conservado el mercado como México, Argentina, Brazil. En síntesis no hay competencia en Venezuela!
Jorge Pérez.

Dr. Carolina Acosta-Alzuru dijo...

Hola Jorge,

Gracias por dejar tu comentario. Yo escribí ese post en el año 2007. Recientemente escribí algo a raiz de los dos años del cierre de RCTV y que trata temas relacionados: http://telenovelas-carolina-esp.blogspot.com/2009/05/sin-rctv-la-tv-venezolana-esta-deforme.html

Quisiera acotar que yo no estoy "casada" con Venevisión. Mis estudios de telenovelas se han centrado en el escritor Leonardo Padrón y él escribe para Venevisión, de ahí que mis estudios los haya hecho dentro de ese canal. Pero no tengo relación alguna con esa empresa. De hecho, defiendo y valoro mi libertad intelectual y mi capacidad crítica como los tesoros que son para cualquier académico.

De nuevo, gracias por tu escrito!